Producciones no domesticadas

Narrativas laberínticas y rizomáticas

La vida sigue cometiendo errores imperdonables… ahora Blancura

leave a comment »

Hace un año y tres meses moría la Mini, mi mamá, una luchadora increíble, una guerrera del amor. El 12 de octubre pasado, después de las dos de la tarde, hace unas semanas apenas, murió otra guerrera: la Blancura, mi amiga incondicional, mi hermana elegida, con quien compartimos absolutamente todo: lo más hermoso y lo más terrible durante estos últimos veinte años. No quiero hablar del cáncer, de los tratamientos, de lo que padeció, ni de sus brevísimos 39 años. Quiero recordar sus ojos de chinita. La Blancura, Silvina, era la única persona que conozco que comenzaba a reírse por los ojos… primero se le reían
los ojos y luego el resto de la cara. Siempre con una sonrisa.

¿Alguien vio alguna vez a la Blancura con cara de culo?… jamás, porque eso nunca sucedió.

Blancura era la persona más buena, más pura y más inocente que conocí, con una capacidad de dar y ofrecer su corazón al otro de manera inagotable. Ella es inagotable.

Son inagotables su sensibilidad al sufrimiento humano y a la injusticia, a la naturaleza y al arte, son inagotables su talento y creatividad, son inagotables sus despistes y puestas en “piloto automático”, son inagotables su sed de conocimientos y su avidez por las culturas del mundo, son inagotables su mirada aguda y sus análisis críticos de la realidad brutal que nos toca vivir, son
inagotables su preocupación por los animales y las personas necesitadas.

¿Por qué se fue con tanta rapidez? Vuelvo a gritar ¿cómo algo tan injusto pudo pasar?…

Todas las muertes son dolorosas pero el dolor se convierte en un abismo de dimensiones inimaginables cuando el ser querido que muere es íntegramente maravilloso y le hace honor a la especie tan devaluada, tan envilecida.

Blancura fue/es alguien por quien vale la pena la humanidad.

Silvina fue/es alguien tan especial, tan “amor”, tan distinta a todos por la nobleza de su modo de ser, de actuar, por su honestidad e integridad ética que ninguno de nosotros va a poder dejar de pensar en ella y sentir su amor y su falta presencial ni un solo día del resto de nuestras vidas.

Ahora quiero dejar aquí algunas de sus palabras… cuando murió la Mini, Blancura me escribía:

Negri:

Si hubieras puesto tu cuerpo en su lugar, si sentiste su dolor como el tuyo, si la cuidaste como pocos hijos lo hacen, si sufriste a la par todos estos años, si la acompañaste y la comprendiste y nunca la abandonaste no hay nada que perdonar sino que agradecer. Un eterno agradecimiento que tendrás que aprender a oirlo con el tiempo. Diste todo lo que podías, diste, diste y diste, todo lo que podías, todo lo que un ser humano puede y más, más no, más no se puede, Negri.


No hay nadie a quien culpar ni perdonar, Negri. A veces la gente que uno quiere se va antes que uno, simplemente porque es así. Y a algunos le toca sufrir más que a otros,simplemente porque es así. Unos nacen enfermos, otros viven casi 100 años y se mueren en un sueño, simplemente porque sí. Unos soportan el dolor a grados inimaginables y otros no soportan ni la más mínima presión. O hay alguien o algo que pueda determinar quién va a enfermar más o menos, más rápido o más lento, quién aguantará más o menos. No lo creo, nunca lo creí y creo que vos tampoco. Y esta visión no es resignarse, es simplemente entender cuán simple es. Simple y doloroso porque no hay nadie a quien acusar ni reclamar.

Es difícil vivir con una pérdida grande pero se puede y yo creo que se debe. Y no como una imposición de afuera sino como una imposición hacia uno mismo; a quién estarías retando de otra manera. Si te negaras a vivir ahora estarías retando a la nada, es un sinsentido, a nadie vas a complacer ni a vos misma ni menos que menos a la Mini. La vida es para vivirla, Negri, vivirla es también afrontar los obstáculos, es atravesar el dolor, jugarse, jugarse por uno, porque el que se juega por uno es el que puede jugarse por el otro, por la gente que quiere. Así como vos peleaste por la Mini, peleaste hasta el final. Así tenés que seguir peleando por vos. Viviste todo este tiempo, viviste, no subsistas el resto ni te dejes vencer, seguí viviendo como un homenaje a vos misma y el mejor homenaje a la Mini.

Blanqui.

———
No hay nadie a quien culpar… ¿No hay nadie a quien culpar? ¿Y ahora quién me enseña cómo sobrevivirla a Blancura? ¿Cómo se hace sin ella también?
—————————-

Después del día del amigo Blancura me escribía:

Pretita de mi vida:

Hoy leí tu mensaje y como siempre tus palabras me emocionan y pienso que sin vos sería otra persona. Por supuesto que la amistad es amor y es el amor más desinteresado que existe, diría el amor verdadero. Y como en el otro amor, interesado por su necesidad permanente, uno se completa con el otro. Yo no existiría tal cual soy sin tu existencia. Eso es amor.

Ayer te noté mal, aún habiendo hablado muy poco, pero no me di cuenta de la fecha. Perdoname. Pero sabés que para mí las fechas no existen, los días de… tampoco. Menos aún las fechas conmemorativas, aniversarios, etc, etc. de las personas queridas que ya no están. Estoy segura que no existe un solo día, una hora determinada, en la que no hayas pensado en tu mamá. Así como todos los días de mi vida, especialmente ahora, recuerdo a mi mamá también recuerdo a la tuya y pienso que estas fechas, estos números, no hacen falta para nada. 19 de febrero, 18 de agosto para mí, no son nada más que otro día. Hubo un día que sí lo fueron, pero es necesario que ese dolor, con el tiempo, se reinvente, se reconvierta en algo diferente, más grande, más significativo que ese día miserable. Sabés que te tengo siempre en mi corazón junto al recuerdo intacto de la Mini y tu dolor es el mío, todos los días.

Branca

———————–
¿Cómo hago para que el 12 de octubre, el 5 de marzo, y todos los días que restan sin Blancura se reconviertan en algo diferente?
————————————-

La Blancura era una tipa tan persistente, tenaz, optimista a pesar de todo, alegre, que amaba la vida profundamente. Hay que saber amar la vida y vivirla, ella lo hizo con humor siempre que pudo y estoicamente en lo terrible. La aventurera Silvina, amante de los viajes, escribía este email desde Italia el 21 de agosto pasado:

Hola a todos:

Día jueves, partíamos para Florencia y se sentía como un gigante que te
aplastaba la cabeza. Era un tipo de corriente de vientos que reciben
del África que se llama Scirocco (chupa el agua del Mediterráneo, así me
explicaron) que produce no tanto calor sino baja presión. Era mejor
quedarse quieto en el lugar como el juego del congelado. Entonces, fui con
la susuki wagon (un autito cuadrado, chico pero suave y fácil de
manejar) hasta el Blockbuster a alquilar unas películas, del cual ya soy

socia, cuestión que cuando no encuentre una película en el de Vicente Lopez
puedo venir hasta Carrara.

Alquilé unas películas que a Anna Rosa le
parecieron tan alegres… despues de ver cada una te disparás la cabeza,
una rusa pero moderna “Il ritorno”, “Che ora eh”, de Scola y “Buongiorno,
notte” de Belloccio.

A la tarde me dieron la misión de preparar un café express a una visita
pero ya la vagancia está tan enquistada que me quedó mal encastrado el
recipiente para poner el café y este salió a la turca, creo que hasta
tenía un turco adentro. Hubo que tirarlo.

A la noche fuimos a comer nouvelle cuisine cerca del mar, pasaron tres
platos exquisitos y yo pensé que terminábamos cuando en realidad
faltaba el plato principal, el postre y unas masitas. Comí y tomé vino como
una verdadera cretina. Aun así no engordé hasta ahora; debe ser por el
ejercicio o el clima o… el scirocco. Luego de la gran comilona no
había dudas que yo debería ir al volante desde el comienzo.

Día siguiente, fuimos a Florencia con la Merani bajo 37 grados de calor
y un sol que rajaba la tierra. Fuimos a la galería Palatina del Palazzo
Pitti y a Santa Croce.

Pasamos por la universidad donde estudió Susana
y es evidente que en esa época tuvo un derrame cerebral antes de volver
a la Argentina.

Hoy estuvo lloviendo a la mañana y por suerte cambió el tiempo. Este
viento no sé cómo se llama pero por suerte, bajó la temperatura a 26
grados. Estuve aquí tranquila leyendo hasta la hora de cenar donde fuimos
al Roma nuevamente a castigarnos un poco.

Aquí son verdaderamente gentiles, no sólo la gente que me hospeda y sus
amigos (la cuñada de Mario me hizo una torta de arroz, típica de esta
zona, especialmente para mí), sino la gente de la calle. El otro día un
señor en la estación de Florencia se recorrió media estación
(corriendo) para averiguarme cuál era el tren correcto. Una señora, durante el
viaje a Arezzo, me ofreció una revista para leer como excusa para
comenzar una conversación y nos pusimos a charlar, bah… charlaba ella y yo
parloteaba algo, pero aún así me entienden todo. En Arezzo, un señor,
me acompanó hasta una heladería artesanal que estaba buscando y
mientras te charlan, todos te charlan, simpáticamente, gentilmente, sono
cossi, naturalmente.

Por ahora, nada más, mañana harán un cena aquí en mi honor. Que
lástima que no sepa cocinar ni un huevo frito para agradecerles. Mejor igual
no intentar nada a ver si todavía como respuesta a tanta generosidad
los enveneno.

Un beso para todos. Silvina.


Blancura: sabés que no creo en los cielos, pero quisiera congelar el momento que pasabas mientras escribías este email desde Italia y convertirlo en tu cielo eterno.

Podría congelarte millones de momentos hermosos que vivimos juntas en estos casi 20 años: locuras, diversiones, riesgos, ternuras, amores y que se repitan infinitamente como en “La invención de Morel”. Te quiero rodeada de chocolates, películas, libros de Maturana, música, animalitos, paisajes y amor.

Sabemos que merecías todo y más, pero la vida no se enteró de eso o es otra de las cosas que se le pasaron por alto. Puta e ignorante vida.

Los que fuimos y somos tu familia te amamos, te llevamos con nosotros, te extrañamos horrores -aunque no quieras y te preocupes- siempre.

Lila, Pepita, Last, Pikachu, Chivi, Tina, todos tus protegidos y ayudados, Susana, Alice, Gisella y Gus, Gabita y Fer, Silvia, Sandra, Hernán, Arito, Titi (Mini), Damián, Sarita, Elena, Anna Rosa, Mario, Tesconi, Antonella, Chiara, Donatella, Daniel, Grace y la lista seguiría sin terminar porque sos muy amada.

Hasta cuando sea… Silvina, Chelita, Blancura de las nubes eternas y las nieves pasajeras, Branca das neves lanzeira, Bianca de la Toscana, Blanquita querida.

Silvina Aliberti 5 de marzo de 1965 – 12 de octubre de 2004



Comentarios de amigos

Como siempre, te mando un abrazo de esos largos y profundos, esos que permiten compartir el dolor más profundo.

Es injusta la muerte, para los que se mueren, pero más injusto es para los que quedamos con ese agujero horrible que aparece todo el tiempo, en cada recuerdo, en cada segundo donde sabemos que ahí, falta alguien.

Te quiero hasta el cielo.
Flopi





Todos los principios y finales serían aún más extraños de lo que
habitualmente son, si no hubiera algún sustento en el corazón para otorgarles un mínimo sentido. En eso ando hoy, este día tan gris, mientras escucho Enigma, pa’ variar. Les copio aquí una letra de ellos a las Blanquinegruritas (siemprejuntas). Mi abrazo a la Silvi, esa persona que dejó aire tibio y templanza en mi vida, para que tenga, y reparta.


Gracias a las dos.
(Sandra, o chizoño platense)

Why
(Michael Cretu)- Enigma



I was childish and unfair
To you, my only friend
I regret, but now it’s too late
I can’t show you any more
The things I’ve learned from you
Cause life just took you away
I’m asking why
I’m asking why
Nobody gives an answer
I’m just asking why
But someday we’ll meet again
And I’ll ask you
I’ll ask you why
Why it has to be like this
I’m asking you why
Please give me an answer
Many years and stupid fights
Till we accept to see
How it was and it’ll always be
Why it has to be like this
Why we don’t realize
Why we’re too blind to see the one
Who’s always on our side
I’m asking why
I’m asking why
Nobody gives an answer
I’m just asking why
Just tell me why Why it has to be like this
That the good ones disappear
I’m asking you why
I’m asking why
I’m asking why
Nobody gives an answer
I’m just asking why
I’m asking why
</P
Sandra


Estoy llorando Carina… de nuevo otra pérdida anticipada e injusta. Sabía que ese día estaba cercano pero no tan pronto.
Silvina… la recuerdo etérea, suave, humilde, discreta, blanda y buena de sólo verla, risita de pequeñina ante los dichos ajenos, y hoy, conociendo a través tuyo la sinceridad irónica de sus dichos, su gracia , su profundidad y su corage ante los hechos irreversibles de la vida me pregunto: ¿porque me la perdí, porque la dejé pasar sin detenerme, sin ocuparme, sin arroparla, sin cobijarla, sin correr en su ayuda, sin acercarme a ese ser maravilloso que como estrella fugaz iluminó la vida de quienes como vos, disfrutaron de su amistad y de su cariño.
A través de mensajes se vislumbra su equilibrio emocional notable, a la edad en que otras mujeres histeriquean y se obsesionan con todo lo que no tienen.
Me atrevo a decir que Silvina fue felíz, en este mundo a pesar de todo: amó, fue amada, es y será amada por sus amigos aún en el recuerdo y despertando siempre la adhesión de cuanto ser humano se acerco para conectarse a ella, para recibirla en sus hogares, para homenajearla.
Estoy segura que Silvina encontró en cada flor, paisaje, cahorro, película, melodías, palabras, abrazo, caricia o beso, la maravilla estar viva.
También sé que vos haz hecho por ella hasta lo imposible cada vez que te necesitó.
Sé que la cuidaste amorosamente después de vencer los obstáculos kilométricos que te impedían estar a su lado.
Dejemos ahora, querida Carina, que descanse en la paz de Dios. Te abrazo con el amor de siempre Doris


Queridísima Carinita, gracias por compartir TODO ESTO. Un abrazo te mando con estas palabras que sirven para copartir también y recordar. Siempre tengo presente a Blancurita en una imagen que recordarás también, hace unos años cuando vinieron a mi casa y ella esaba con la Notebook, que era novedad en ese momento, y yo estaba por irme a España -creo- pero recuerdo esos momentos tan especiales como cada uno que viviste con ella. Creo que el HOMENAJE es permanente de parte de todos ustedes, SUS AMIGOS, que fueron tal vez mucho más importante que el resto de la humanidad (para ella también, así como ella para ustedes). Los por qués? no los puedo responder porque no los sé. Pero sí me los planteo muy a menudo, y al no encontrar respuesta me deviene una cierta desilusión. Pero inmediatamente aparece la contrapartida, como una suerte también inexplicable que parece contestar: has tenido la posibilidad al menos de SENTIR y AMAR (que no sé si todos lo experimentan).
La amistad -para mí- es el sentimiento más lindo, más fuerte, más puro, más desinteresado, y vos y los otros amigos Blancurita, tuvieron el privilegio de conocerla y de compartir la
vida con ella. A veces pienso que esa es única explicación, de qué otra manera podrías(n) haber vivido todo eso si no la conocían? No es un consuelo, más bien es una gratificación para el espíritu haber podido hacer TODO LO QUE HICIERON CON ELLA Y PARA ELLA, y viceversa, porque ELLA también repartía AMOR en cada uno de ustedes… Pero la realidad siempre sorprende sin esperar nada.
Y me viene una imagen paralela: Mini y Blancura. Dos seres esencialmente similares en su bondad, en su fuerza y en su amor. ¿qué paradoja no? Pero -aunque parezca contradictorio- vos, Carinita, formaste parte de ellas dos por eso tu visión del mundo es particular…y no sé qué más querida Cari, porque todo lo que se pueda decir es poco, lo sabés de sobra, pero hay que seguir por ese mandato que ELLAS fueron marcando, y la contribución es el AMOR que sigue en voy y en cada uno de nosotros que las conocimos con más o menos vivencias pero suficientes para mí para saber QUIENES ERAN. A veces pienso que es un privilegio encontrarse EN LA VIDA CON SERES TAN ESPECIALES COMO USTEDES, y eso es lo que puedo valorar. Es misteriosa la existencia,y si ese misterio hace que en algún lugar estén para mirarnos, seguro que te protegerán y te acompañarán siempre con todo el AMOR que te ofrecieron siempre.


Nicole

OH CARA MIA, QUE DECIRTE? COMO EXPRESARTE EL DOLOR QUE YO TAMBIEN SIENTO POR LA PERDIDA DE BLANCURA. PERO…..CUANDO ME PONGO A PENSAR….CANEJO QUE HONOR TUVE!!! LA VI SONREIR…LA VI COMPARTIR…FUE MI HUESPED CUANDO ERA TAN JOVENCITA….Y RECUERDO EL TEMOR QUE SENTI CUANDO AL VOLANTE EN LUGAR DESCONOCIDO Y PENSE, OH GOD PROTECT THE GIRLS ……Y ASI PASO EL TIEMPO. TUVE OPORTUNIDAD DE VERLA EN B.A. EN UNO DE MIS VIAJES. PUCHA QUE SUERTE LA MIA!.

Y AHORA NO ESTA….SIENTO TU PERDIDA (OTRA VEZ) PERO COMO HAY QUE SEGUIR ADELANTE, QUIERO CELEBRAR EL SIMPLE HECHO DE HABERLA CONOCIDO Y COMPARTIDO UN POQUITO DE SU EXISTENCIA.


PERO AHORA SABES QUE? EL TITI,TU INTELIGENCIA, TU TERNURA, TU COMPASION TUS AMIGOS, TANTOS, ES DONDE TENES QUE ENCONTRAR Y RECUPERAR TUS FUERZAS.
NO TE OLVIDES QUE AHORA ESTAS BAJO LAS ALAS MAGICAS DE DOS ANGELES MARAVILLOSOS.



SEGUI CREANDO, COMPARTIENDO TU TALENTO HONRANDO A LAS DOS BELLEZAS QUE TOCARON TU VIDA.


NO PIDAS EXPLICACION, PUES NO LA HAY.
SOLO CONSUELO, FUERZA, RENDIR MEMORIA A LOS SERES QUERIDOS QUE HAN PARTIDO, NOS HAN GUIADO Y NOS AYUDARON A SER LO QUE SOMOS.


I LOVE YOU AND MISS YOU VERY MUCH


LA GRACE


p.s: ojala le encuentres sentido a todo lo que quiero decirte.


love to all


Grace

Apreciada Carina:
Fué muy grande mi emoción al ver en esta página, a toda la gente que a Silvina la queria, yo en el correr de los años que la conocí, pude ver la persona que era, toda mi familia tenia con ella un aprecio especial, ahora dos personas que no están que son mi Suegra y mi Madre, pudieron de cerca disfrutarla, cuando contigo filmaron ese corto al lado de la casa de ellas y permanentemente preguntaban por ella, ahora juntas podrán reencontrarse y seguir disfrutando.
La vida desgraciadamente tiene esos sinsabores, pero ella no era para este mundo, seguro que la necesitaban y por eso la llamaron.
Ahora en el maximo silencio, seguiremos recordandola como era y le pediremos al altísimo que le de el eterno descanso que se merece.
Un beso muy grande,
Juan Carlos Ferrari



Ay Carina, si pudiese hacer algo para mitigar tu dolor.
Desde el afecto, las recuerdo.


Claudia

Anuncios

Written by Carina Maguregui

29 octubre 2004 a 6:11 PM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: