Producciones no domesticadas

Narrativas laberínticas y rizomáticas

29 de abril: hablemos de amor

with 8 comments


Quien haya gozado del amor incondicional de un animal sabe que ellos, justamente, los animales -esos “seres superiores” como los llama Ale Piscitelli- son uno de los regalos maravillosos que nos hace la vida. Para los adoradores de los bichos no hay amor más puro y desinteresado que el de estas criaturas que comparten nuestras vidas y nos brindan alegría, ternura y cariño año tras año.

Kitty

Hace apenas 48 horas perdí a -mejor dicho murió físicamente- mi divina Kitty, mi amorosa, sublime, entrañable, fiel, sensible, inteligente, dulce, charlatana, reflexiva y heroica gata filósofa de 11 años, de una gatonalidad única en el mundo y una presencia imborrable por siempre-jamás. Para ella este humilde homenaje en su día…todos los días.

.

La pandilla animal: biografías mínimas de los bichos amigos

Pally Thompson

“Yo vivía en una casa con una anciana, ella murió y su hijo se mudó a la casa con una novia a quien desgraciadamente no le gustaban los gatos. Me echaron a la calle pero yo era tan fiel que durante varios meses me quedé en la puerta esperando que me recibieran otra vez. Dormí bajo los autos y comí las sobras que los vecinos de la cuadra me dieron de vez en cuando… hasta que esas vueltas de la vida me llevaron a manos de Carina. Amasé y amasé y amasé tanto que al final me quedé a vivir con el Titi y la Mini (los padres de Carina). O sea que soy algo así como medio-hermana por adopción de Kitty. Como nadie sabía mi nombre original me pusieron la loca Pally Thompson”.

.

Cachirulo (alias Cachi)

“Cuando Sandra me encontró en la calle era minúsculo como un porotito y ella pensó que sería un perrito pequeño…ja ja ja…me vine enorme, regalón y vago como yo solo. Acompaño a Sandra a hacer los mandados, me paseo por mi barrio El Mondongo de La Plata y siempre sé volver a mi hogar. Eso sí, cuando me enamoro desaparezco dos o tres días y vuelvo chupado como un hueso. Adoro mi libertad pero también me encanta mi bonita cucha”.

.

Lila

“Soy ovejera, me engendraron en un criadero, pero como nací con defectos congénitos -entre ellos un ojito tuerto- me iban a ŽdescartarŽ. Según parece comercialmente yo no era un buen producto, por suerte Silvina me salvó y rápidamente me llevó a vivir a su casa…mi casa. Lo que más me gusta es ir a correr al lado del río”.

.

Dana (alias Pikachu)

“Soy una gata tricolor raza ter-bal (terreno baldío). Silvina me recogió de la calle hace muchos años y me dio un hogar. Cuando era joven estuve casada con Cosmito (también recogido de la calle) -que murió hace dos años- y en nuestra vida matrimonial tuvimos dos camadas de hijos muy hermosos, que vivieron con nosotros hasta que los desteté y les consiguieron familias adoptivas. También estuve enferma, como verán me sacaron una oreja porque tuve cáncer y me ven un poco (muuuucho) fuera de línea porque los corticoides me hicieron engordar. Pero por suerte ahora estoy muy bien y lo más importante: soy una viejita amada y que aún ama”.

.

Pepita (alias la pistolera)

“Soy una tremenda vaga…de mí no se sabe mucho…tengo una pata manca y supongo que por eso me tiraron. Llegué a Silvina por casualidad, me iba a cuidar sólo por unos días hasta que me recuperara, pero logré mi cometido ¡conseguí casa!…eso sí: los peleo a todos, quiero todo para mí, por eso me apodaron la pistolera”.

.

En casa de Silvina viven también otros gatos salvados de la calle, ellos son:

Tina

.

Chivi dentro de la caja

.

y un siamés que se perdió y al no reencontrar su hogar se quedó a vivir en la posada Silvinesca: él se llama Last.

.

Simón (alias Nano Banano)

“Soy siamés de raza y reo de alma…lo más loco es que me creo perro. En la foto de la derecha me ven durmiendo plácidamente con mi papá Hernán… bien pegadito y remolón ¿acaso no es para comerme a besos?”.

.

Blas

“Soy un perrito extremadamente dulce y mimoso. Vivía en una casa donde no me querían ni me daban bola. Por suerte unas vacaciones me dejaron con Ariel y nos quisimos tanto que nunca más nos pudimos separar…yo lo adopté a él y me quedé en su casa para siempre. Soy muy tierno pero ladro mucho…y bueno…nadie es perfecto”.

.

Negro

“Como mi nombre y la foto lo indican soy negro. A mis ancestros los quemaban en hogueras junto a las brujas. A mí, en pleno siglo XX me dejaron medio muerto luego de usarme en un rito umbanda. Cuando Ariel me ayudó tenía toda la piel y todo el pelo cubiertos con brea y estaba a punto de morir. Él me llevó al veterinario y sus cuidados y amor me salvaron. Vivo en su casa muy feliz pero quedé bastante asustadizo, no es para menos ¿no?”.

.

Jara (alias Mamu)

“Soy la hija de la perra de mis abuelos…uy…qué quilombo…a ver: mi mamá es la perra de los padres de Ariel ¿se entiende?. Crecí desaforadamente, soy atropellada, juguetona a más no poder, hincha pelotas, amorosa, dulce. Empujo a mi tía Carina cada vez que viene a casa y me encanta jugar con los reflejos de la luz”.

Faltarían las fotos de Nuria y Lulín (los gatos mimados de Gaby), las de Dickens y Pájara (el perro y la perra de Gabita y Juan), las de Bowie, Peluca y Natalio Choleman (los tres perros de Leonardo y Claudia), la de Adana (la perra de Alice), la de los casi 20 gatos y perros de Merani, la de Pototo y Tissu (el perro y el gato de Doris y Ermel) etc, etc, etc. pero no las tengo en este momento para pegar.

También recordamos a muchos peludos amados (perros y gatos) que ya no están en esta tierra pero nos acompañaron y acompañarán siempre a unos y a otros: Jenny, Moro, Cosmito, Samantha, Pepper, Chizito, Frisco, Poverino, Remigio, el Gordo, Bobi, Flora y tantos más.

En esta foto la Flora Piscitelli que se fue al cielo de los gatos en marzo pasado

Animales: los queremos, los amamos y nos hacen mucho bien.

A los que lean esta nota les pedimos: jamás maltraten ni permitan el maltrato de animales. No merecen jaulas minúsculas ni golpes, no merecen agonizar en sus propios charcos de orina y caca, no merecen barrotes, oscuridad, calor agobiante o frío calamitoso. No merecen terminar sus vidas en la calle, ni comenzar sus existencias de cachorros en ellas. No merecen morir de tristeza. No merecen aullar y maullar hasta quedar exangües.

No olviden lo que decía Albert Schweitzer: “No sé si los animales piensan, sé que sufren y eso los convierte en mis semejantes”.

KITTY QUERIDA, HASTA PRONTO… NOS VOLVEREMOS A ENCONTRAR


Anuncios

Written by Carina Maguregui

29 abril 2003 a 9:12 PM

Publicado en Homenaje

Tagged with ,

8 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Y leo y veo y siento y lloro. Cada díaa que pasa no la extraño menos sino más a Flora, y con ella a todos los gatos que se nos van yendo. Pero al mismo tiempo veo en los humanos que los aman a seres que participamos mínimamente de ese amor incondicional, y me enorgullezco de formar parte de esta camada de aprendices, que solo retornando a nuestra animalidad -esa que nos facilita el contacto con estos bichos maravillosos-, podemos volver a ser humanos plenos.
    Posted by Piscitelli at Abril 29, 2003 02:07 AM

    Alejandro Piscitelli

    20 marzo 2004 at 4:58 PM

  2. Son las 4:31 de la mañana la tos me impide dormir, y mientras me enojo con las horas que se me escapan de sueño, descubro esta maravilla.
    Tuve una infancia terrible de esas que se ven a veces en el cine, y siempre me pregunté qué me salvó de estar de este lado de la cordura, y siempre contesto: los animales que me amaron. Ese don que tienen de notar la pena, de brindarse, de sanar el alma. Aunque soy biólogo, no creo en la selección natural. Sin embargo, sólo el azar, puede ser capaz de darle a este hombre tan imperfecto tan egoísta una compañía tan hermosamente perfecta.
    Gracias Caru por tus animaladas.
    Te amo.
    Posted by Hernan at Abril 29, 2003 04:39 AM

    Hernán Aldana

    20 marzo 2004 at 4:59 PM

  3. Viendo a la prole me acuerdo de aquella persona que me decía: “Los animales deben tener su lugar, en el patio o en el jardín, son animales y no personas”. Ellos están conmigo, al lado mío porque no hacen otra cosa que dar y recibir amor, esté uno enfermo, sano, alegre o triste. Si ellos quieren podrán ir al patio o al jardín pero generalmente prefieren el contacto, el cariño, mi atención. Son animales pero no tontos. Son sabios por naturaleza.
    Posted by Silvina at Abril 29, 2003 09:19 AM

    Silvina "Blancura"

    20 marzo 2004 at 5:01 PM

  4. Con animalitos, seres, amigos así, todo mejora un poco por acá.
    Cari, cuando encuentres otra vez a Kitty, dale mi amor.(Y el del Cachi que pregunta por ella).
    Sandra.
    Posted by Sandra at Abril 29, 2003 10:10 AM

    Sandra Cornejo

    20 marzo 2004 at 5:01 PM

  5. Ay Carucha… cómo nos hace llorar el amor…el puro… el nuestro y el de nuestros bichitos.
    Qué suerte poder vivir cada día con ellos y también poder vivir el hasta luego… Y una bienvenida y volver a descubrir, y compartir y amar.
    Gracias por compartir todo esto conmigo/nosotros.
    Te quiero mucho MUCHO
    Ariel
    Posted by Ariel at Abril 29, 2003 05:11 PM

    Ariel Kotler

    20 marzo 2004 at 5:03 PM

  6. Con Ale Piscitelli nos las pasamos discutiendo si las tecnologías modelan a nuestras mentes… pero que los animales modelan a nuestras almas, las transforman, y las hacen mejores… de eso no nos cabe ninguna duda.
    Lamentablemente como integrantes de la raza humana a veces nos toca vivir que nuestros animalitos nos dejen. Pero las marcas que dejan en nosotros internamente, esas que nos hacen más humanos, se quedan para siempre.
    Mis gatitos Nuria y Lua y tortuga Sandokán dejan sus saludos.
    Posted by Gaby at Abril 30, 2003 01:54 PM

    Gaby Sued

    20 marzo 2004 at 5:04 PM

  7. Estaba leyendo el diario el otro dia luego de haber leido aqui la nota acerca de los animales.
    A pesar de no ser un amante de los animales – y Cari que me conoce bien lo sabe: ni fu ni fa – sí se lo que es amar.
    Y amar, esa palabra llena de matices, de dicciones, adicciones, contradicciones y contraindicaciones; de blancos, negros y sobre todo grises, es lo que me hace estar presente.
    Si enamorarse es la obnubilacion de los sentidos, la entrega desde la inocencia que habita en ese rincon que conservamos en algun lugar de nuestro ser, inalterado, puro, dispuesto a la confianza ilimitada, que es entonces el amor?
    Amar es tal vez – y seguramente no tan solo – opuesta y complementariamente: entender, comprender, aceptar, aprender, ensenhar, compartir, dar, recibir, guardar, ofrecer, esperar, pedir, decir y callar… ESTAR. Asi, con mayusculas. Y con los ojos y los sentidos abiertos.
    Sin haber amado nunca a un animal estoy escribiendo en homenaje a los seres que son capaces de enamorarnos y a quienes somos capaces de enamorar. Y, aun mas, es un homenaje a los seres – sea cual sea su envase – que son capaces de amarnos y a quienes somos capaces de amar.
    Lei en el diario, decia, una nota que me parecio lo mas cercano a una ironica, graciosa, dulcemente afilada representacion del amor. Una que nos muestra con nuestras zonas claras, nuestras zonas oscuras, y todo el abanico de colores que hay en el medio.
    Espero que les guste:
    “Es sabido que los gatos estan en constante estado de alerta, aun cuando parece que estan profundamente dormidos.
    El experimentado duenho de gatos responde a esa afirmacion: Ah si?
    Nosotros – los duenhos – hemos visto gatos mareados. Hemos visto gatos correr desorientados al otro lado de la cama al despertarse espantados por un ruido repentino. Y con la misma velocidad, decidir que no estan en peligro y sumirse inmediatamente en un suenho relajado.
    Claro que tambien duermen las “siestitas” tipicas de todo gato que se precie.
    Recostados en pose de alerta permanente: un ojo semiabierto, listos para todo, con cara de ‘mis ancestros eran afilados cazadores’.
    Estan siempre en alerta: alerta de comida, comida, peligro y mas comida.
    A menudo las siestas son en lugares visibles, asi los que pasan cerca pueden notar su amenazante presencia leonina que, por supuesto, brillantemente esconden bajo la apariencia de casual inactividad.
    Otras veces buscan lugares protegidos, alejados de tumultos y molestias.
    He descubierto gatos en el fondo de placares, durmiendo en arrinconados equipos de campamento.
    O en altas repisas colmadas de viejas cacerolas. Aun en lugares del jardin en los que ni la luz de la manhana llega.
    Bucket, siendo un gato pequenho, prefiere los cajones. Un gato durmiendo, digamos, en un cajon de remeras es siempre una imagen tierna. Hasta que uno se da cuenta de que es primavera y el gatito dejo una bola de pelos en la remera negra nueva que pensaba usar ahora!
    Los gatos se la pasan durmiendo. Cuando no duermen estan ‘haciendo una siestita’, observando, evaluando, haciendo que duermen, esperando, o dando tres vueltas para encontrar un lugar mas adecuado para…descansar. Y observar, evaluar etc., etc., etcetera…
    Mientras escribo tengo dos gatos mirandome. Estoy solo en casa. He notado que a los gatos les gusta estar dentro de la orbita de sus maestros-duenhos-protectores-cafishios. Aunque a veces no a la vista, estan siempre ahi.
    Archie, siendo el mas descarado, esta en la esquina mas alejada de mi escritorio, sentado sobre dos diskettes y una nota ya amarillenta que dice: “URGENTE: LLAMAR A SHELLEY”. Bucket, al contrario, esta escondido atras de un almohadon en la otra punta del cuarto, recostado en uno de mis libros mas viejos.
    Si me levanto y salgo, ellos se quedan inmoviles. Pero en menos de un minuto estaran afuera, manteniendome a la vista y pretendiendo un enorme interes en algun insecto cuando amago mirarlos. Esto podria ser tomado como senhales de un pacto secreto entre ellos, hasta como parte de una conspiracion. Pero yo pienso en esto mas como “nunca se sabe cuando a ‘cabeza de esponja’ se le va a ocurrir decidir que es la hora del almuerzo”.
    Entonces, como ultimo acto de indiferencia y este o no la comida lista, van a recordar que son animales nocturnos y se van a ir a preparar sus cuevas secretas en las que suenhan con jardines soleados, perros miedosos y tazones de leche tibia”.
    Con amor
    Damian
    pd: este es un fragmento del articulo escrito por Jon Carroll en su columna de la contratapa de la seccion ‘Datebook’, del diario San Francisco Chronicle, el 9 de mayo de 2003. Traducida, con licencias – y ausencias – poeticas incluidas y sin recargo aduanero, por mi mismo.
    Posted by Damian at Mayo 18, 2003 06:47 AM

    Damián

    20 marzo 2004 at 5:08 PM

  8. Querida Carina:
    Hoy de nuevo entré a deleitarme con la galería de los increíbles bichos amados.
    Como ví que en tus archivos te faltan fotitos de los renombrados Sres. Pototo y Tissu, te las mandaré enseguida por mail en honor a la tranqui 3ra. edad del primero que aún se vuelve loco por oler chulitas o cualquiera de sus derivados, por las callecitas de Bs. As y la increíble longevidad del segundo que va para cumplir sus 21 pirulos con apenas un tumorcito sin problemas detrás de una de sus orejitas y muchas ganas de comer y juguetear con mis nietos.
    Ojalá te sirvan para ilustrar las maravillosas existencias de esos dos bichos ÚNICOS en la vida de la supernumerosa Flia. Garzón.
    Cariños.Dori
    Posted by Dori at Julio 28, 2003 01:35 PM

    Doris Garzón Torres

    20 marzo 2004 at 5:10 PM


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: